El efecto Like en la mente de nuestros hijos.

Leyendo algunos post explican que el efecto de los likes que recibes en tus publicaciones de tus redes sociales son equivalentes a una sensación de placer, una forma de reconocimiento que recibimos, a todos nos gusta recibir algún cumplido lo cual hace que nos sintamos bien

Este sensación de placer genera en nuestro cerebro dopamina el cual es un neurotransmisor que está presente en diversas áreas del cerebro y que es especialmente importante para la función motora del organismo. «la dopamina es importante en todas las respuestas nerviosas que están relacionadas con la expresión de las emociones». Algunos comentan que el efecto del reconocimiento por cada like que ves en tus post son similares al uso de algunas drogas.

Tanto los seguidores como los likes han tenido relevancia entre muchos jóvenes lo cual para ellos determina su grado de popularidad, teniendo un impacto en su autoestima en un mundo bilateral como lo es el virtual. Hoy la idea de conseguir más likes o seguidores en un mundo virtual sin duda genera un grado de ansiedad.

He visto varias redes sociales, y sin duda una de ellas en las cuales puedo ver este efecto es tik tok, haciendo fotos o videos donde no importa llegar a denigrar tu dignidad con tal de conseguir ese tan ansiado like que los mantiene en su top de popularidad y haciendo que su autoestima no baje ni una raya, es tanto el grado de ansiedad que muchos recurren de forma constante en revisar cuántos like más han conseguido, no siendo suficiente eso, aún no terminan de publicar su post/vlog en su red social y ya están pensando en el siguiente que supere al post anterior y que le mantenga ese raiting de popularidad en su mundo virtual.

En países como China se ha catalogado el uso de dispositivo móviles como una adicción similar a cualquier droga, y como padres podemos ver que muchos adolescentes se pierden gran parte de su tiempo en un mundo virtual buscando la aceptación y otros haciendo lo contrario denigrando a las personas por la facilidad que ofrecen las redes sociales de ocultarse en perfiles falsos olvidándose de socializar en un mundo real.

Una de las soluciones es hablar con nuestros hijos, hacerles saber que el mundo virtual donde ellos «conviven» es un mundo no real, un mundo ficticio, revisemos un perfil de alguna red social seguro el niño/joven tendrá cientos de «amigos» en el cual nunca han cruzado palabra con ellos. Compartir tiempo con tus hijos para sacarlos de ese mundo virtual y al fin y al cabo recordemos que todo en exceso es dañino, que se debe buscar un equilibrio, y entender que la tecnología no es mala, sino la forma en cómo la usemos es lo que marcará cuan productiva o dañina puede ser para ellos.

-César Alderete.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *